Con una variedad de frutos con la que Lima jamás podría soñar y una inmensa sabrosura otorgada por la calentura del sol, la gastronomía amazónica es poderosa. Sin embargo, por años ha sido relegada y pocos han difundido su sabor fuera de la selva. Hace unos 10 años el chef Pedro Miguel Schiaffino empezó su epopeya por reivindicarla. Ahora el “New York Times” celebra al fruto del idilio del cocinero y nuestra selva; el restaurante Ámaz.

“Con toda la atención que se le ha dado a la comida peruana en los últimos años, la comida de su Amazonía ha sido enteramente ignorada. Pedro Miguel Schiaffino ha sido una rara excepción“, afirma en el primer párrafo del artículo de uno de los diarios más prestigiosos del mundo.

Nicholas Gill, quien escribe la nota, afirma que durante su visita a Ámaz probo platillos como el sacha chaufa, “una versión amazónica del arroz frito chino-peruano”. Aunque dice que este fue “más accesible” que otros potajes. En la publicación también se mencionan los “churos pishpirones” (entrada hecha a base de caracoles gigantes de la Amazonía con salsa picante y perlas de tapioca). La patarashca concebida por el creativo chef también es mencionada en la nota.

Finalmente, el “New York Times” menciona el precio de una cena en el restaurante: un promedio de S/.180 en una comida para dos, sin incluir bebidas y propina.

Ámaz fue inaugurado en junio del año pasado. Por años Pedro Miguel Schiaffino ha mantenido relaciones con productores amazónicos. En Malabar, su restaurante emblema, cultivó su estilo y hoy en Ámaz le rinde tributo a la comida de la que se enamoró.

Ingresa aquí para leer la nota completa del “New York Times” .

Fuente: El Comercio