El pisco busca, tras ganar reconocimiento en Estados Unidos, hacerse con un lugar preferente en Europa gracias a su versatilidad, con vocación de retar la creatividad y la clase de las coctelerías europeas.

“El pisco es una bebida finísima que tiene casi 500 años de antigüedad”, indicó hoy a Efe el propietario de la bodega Don Benedicto, José Antonio Espinoza, en una conferencia organizada por el Gobierno peruano en Bruselas para dar a conocer ese producto a nivel europeo.

Tras conquistar el mercado estadounidense y triunfar en otros países de América Latina, como Chile, afirmó que “ahora venimos a Europa porque creemos que es un mercado excelente de bebidas dentro de la coctelería”.

Agregó que la coctelería también “está muy de moda en los bares para probar nuevos sabores, nuevos ingredientes, y mezclar”.

SU CARTA DE PRESENTACIÓN: LA VERSATILIDAD
“La maravilla del pisco, que tiene denominación de origen peruana, es que cada uva pisquera tiene características diferentes. Cada una tiene su propia tipicidad, sus propias características, su propia personalidad y encanto”, señaló a Efe la catadora especializada en pisco Lucero Villagarcía.

Villagarcía consideró que, gracias a la rica variedad de tipos de uva con que se destila y a que cada una cuenta con características diferentes, el pisco “es un destilado muy versátil con el cual podemos hacer cócteles, y cada uva le va a imprimir al cóctel su personalidad”.

La “sommelier” destacó también las amplias posibilidades a la hora de “maridar” las distintas variedades de pisco con alimentos, de forma que una tarta de chocolate combinaría perfectamente con quebranta, en tanto que un pastel de limón casaría bien con un pisco de italia.

Para el barman Roberto Meléndez, con 25 años de experiencia en el mundo de la coctelería, la versatilidad de este destilado permite utilizar técnicas diferentes a la hora de hacer combinados, ya que “tiene una personalidad propia que no se pierde en los cócteles”.

Meléndez afirmó que “el público que consume cócteles merece calidad”, y el pisco está a la altura de los “destilados del mundo” no para sustituirlos, sino “para crear” nuevas tendencias “que aporten un plus”. “Queremos dar la oportunidad al mundo entero de que disfrute lo nuestro”, concluyó.

FUENTE: EL COMERCIO